miércoles, 30 de septiembre de 2015

Todavía no

Un poco de delineador sobre esta lluvia de pétalos de cristal. Un poco de labial para tapar los rastros de tus besos frescos. Un poco de base para tapar este paisaje de montañas que aparece cada vez que quiere manifestarse el alma. Ya casi. Solamente me falta el rimmel sobre las pestañas cansadas. Ya está la cantidad de maquillaje suficiente, ya no me interesa la belleza, ahora mi arte es ocultar.
- ¿Qué te pasa?
Se da cuenta, me conoce, insiste. Todavía no. Ya te lo dije. Me abraza y dejo el rastro de un recuerdo húmedo en sus cabellos. Todavía no. ¿Sientes eso que arde aquí dentro bajo mi pecho? Eso es lo que no puedo decirte, lo lamento, todavía arde.
Prende la luz y mis lágrimas desaparecen mágicamente bajo las sábanas. ¿Podré decírselo algún día? ¿De dónde proviene el terror de traer a las palabras, a la vida, de nuevo, el recuerdo? ¿Dónde vive dentro de mí esa pasión por ocultar algo intentando borrarlo de mis pasos?
Borrar, eliminar, hacer desaparecer. ¿Qué paso durante esos años? Ya no recuerdo bien, solo quedan retazos, agrios retazos de un antiguo vestido de seda. Vestigios olvidados. Tiempos tatuados. Perdóname...
Soy débil cuando prendes las luces, soy transparente cuando me metes con la gente, estoy herida si me miras de frente. No me mires a los ojos, mi pupilas se han vuelto un universo de secretos que me persiguen como sombras. Los voy desprendiendo como estrellas poco a poco, pero quedan cientos y aun quedan planetas, grandes sistemas incontenibles e incontables.
Por favor, quereme como soy. Así, con estos rulos historiadores y mis manos asustadizas, con estos labios soñadores y esta nariz que da risa. No te rías, va en serio. Te quiero. ¿Todavía estás dispuesto a quererme?




Shasmine Cianne

La Frankestein Cibernética

Vértigo Subterráneo


Vértigo Subterráneo
Me quede pensando largo rato, aquí es donde pertenezco. Tengo miedo, nadie quiere afrontar lo que uno mismo es. Soy este grito desesperado de vagones, soy el eco de el movimiento que resuena es las bocas de un laberinto bajo la ciudad, soy ese vértigo que siento cuando la velocidad del subterráneo me desorienta.
El agua gotea por las vigas junto a los cables de todo mi mundo, esa sensación de estar vivo, esa sensación de estar a punto de morir. Mi corazón es similar a esta estación, miles de letras tratan de entrar en este laberinto bajo mi piel. Algunas no las dejo entrar y se amontonan trabando las puertas, trabando el movimiento.
Le pido al otoño desesperadamente que vuelva para llevarse todas estas hojas resecas que no se llevo, pero ya es tarde. Ahora, el invierno congela las extremidades de todas las palabras que uso tan seguido y que tanto aprecio, ya que son como las canciones que jamás voy a olvidar, esas que me persiguen y me perseguirán.
Si se pierden en el laberinto de rieles, tomen la escalera de emergencia, esa, la que está debajo de los asientos del vagón, y suban, no importa hacia dónde. Ustedes suban, ya me encontraran. No, la que vuela no. La que cae, la que esta demasiado alto y está cayendo, la que está aprendiendo a volar, la que no vuela todavía, la que esta en el aire. Esa, soy yo, no sé confundan. No es ese tipo de historias.
Llego la hora de las combinaciones, varias a la vez, palabras que se cruzan, estaciones, sensaciones, excusas. Es hora de actuar, bajar del vagón, salir de aquí.
Me quedo parada inmóvil frente a la puerta, me golpean, me putean, me escupen mis palabras interiores. Se van, me dejan sola. Suena una sirena, varias veces recordándome que debo salir. ¿Tengo que salir?
Miro hacia los costados buscando alguna palabra, alguna sensación. Las puertas se cierran, se abren las del otro lado, se llena el vagón devuelta. Mi piel se pega junto al vidrio rallado de la puerta cerrada. Observo en la quietud como vuelvo otra vez hacia atrás, con otras sensaciones, demasiado similares, demasiado.
¿He siquiera avanzado algo? Siempre viajando en este vagón, con diferentes palabras, con el mismo vértigo, el mismo miedo, el mismo corazón. Me gusta viajar, leer aquellos graffitis de mi mente, escuchar conversaciones internas, descubrir caras nuevas y efímeras.
Tengo vértigo. Me gusta estar bajo la ciudad, allí donde no está el caos uniforme y hay solo oscuridad, donde el ruido fantasmagórico es algo normal, donde mi piel es igual a la de todos los demás por unos segundos. Viajar, ¿Podré algún día ser aceptada en el exterior? ¿Podrá alguna vez el sol iluminarme y hacerme tan bella como la noche?
Tengo vértigo, este es mi lugar, ¿Sientes como la muerte está tan cerca en este lugar? ¿No la sientes en la piel? No sé por qué me gusta este lugar, tengo miedo, tal vez no me desagrada la idea de vivir en la oscuridad.




Shasmine Cianne




miércoles, 23 de septiembre de 2015

Wanderlust Soul

Wanderlust Soul

Tying to run in a knowledge road
Losing my soul...
Put a loaded gun in my back
near my bones...
They ran and cut my wings
without caring at all
They steal from me
More than a fear.

A flame
Ohh...I try to capture time...
Ohh...But time just wants to go by...
They said...Can you take...
another step, another road?
I'm sure you can handle much more
Than a wandered soul.

inspiration photography | Tumblr

The rain is falling down...
As all the promisses
The wind is spinning round...
As all my dreams.
The sound of empty town,
and empty streets and empty people
is hitting me, deep and softly.

Sm;)e | via Tumblr

Ohh...I try to capture time...
Ohh...But time just wants to go by...
They always said...Can you take...
another step, another road?
I'm sure you can handle much more
Than a wandered soul.


tumblr_nbv1z0Cg1G1rbub5do1_500.jpg (500×333)
I've should heard...I' ve should take...
another step...another road...
Of course i can handle so much more
than this wandered soul.

The woods

I've shouldn't heard...I've shouldn't take...
another step..another road...
I'm gonna hold so much more
just over my wanderlust soul.

Untitled

Shasmine Cianne

Sudestada



Después de un tiempo sin escribir vuelvo. Mi vida recién comenzaba a retomar cierto orden y el destino me volvió a pegar, como siempre, nada nuevo. Me robaron el celular mientras escribía una canción y saben lo que es más triste, que fue intensamente poético y trágico al mismo tiempo (como la mayoría de las veces en la vida de una poeta novata).

Vuelvo a revivir miles de veces ese momento en que tuve que defender con mis manos lo propio, lo que es mio, lo que me lleva trabajo. Y falle. Esta es una sección totalmente realista y llena de mala suerte. Como siempre en mi vida...sostengo las cosas con guantes y se me escapan como si fueran mosquitos de mis manos.

Por suerte, la guitarra esta bien. Justo ese día la llevaba en la espalda. Pero jamás se las hubiera dado, sobre mi cadáver se la llevan, literal.

Fui a dar una vuelta por la comisaria, me hicieron pruebas de qué tanto recuerdo en situaciones extremas. La verdad yo recordaba todo, hasta dibujaría al chico (era más chico que yo) que me lo saco, pero el de la comisaria para resumir puso que debido a mi "nerviosismo" no pude describirlo mejor. Estaba con ganas de irme por eso deje que me hicieran ver como una sentimental de mierda (perdón, es la bronca). Tardaron un largo rato en hacer la denuncia de una carilla, el celular me lo robaron en 10 segundos, y los policías usaron milésimas de segundos en ver si lo veían caminando frente a ellos de casualidad.

Bueh, nada. Después de la bronca, la sensibilidad, la inseguridad, lo estúpido que te sentís y el insomnio insufrible; recién ahí, pude dormir un poco tranquila.

Lo peor de todo es que al ser un celular tuve que comentarle a medio mundo; cosa que odio. Creo que si tuviera un poco de maldad no les diría nada y dejaría que charlen con los ladrones sin que me importe.

Encima hace días que no me inspiraba como en esa situación, era perfecto, las palabras venían a mi. Pero el destino vino por atrás, me sorprendió, forcejeo con mis sueños y se fue corriendo (con ellos obviamente). Fue así de poético, además justo se me había ocurrido el nombre de la canción y felizmente saque el celular para escribirlo. Además tuvo un poco de comedia: la cara de la señora que fue a hacer las compras que me miro indiferente como si fuera invisible y el hombre con el ojo lastimado que era ex comisario y comenzó a buscarlos por todos lados al estilo Sherlock Holmes, o la mujer policía que me miraba raramente como si fuera un animal en exótico en extinción, quién sabe por qué.
En ese momento, ya ni ganas de correrlos, ni ganas de putear a la policía. Sentía que me iba a caer un rayo y que iba a llover solamente sobre mi cabeza como en las películas animadas.
Una persona normal vuelve a su casa a avisar a sus padres pero una escritora se queda en la puerta escribiendo la canción que le acaban de robar. Está en ingles, mil perdones a los que no saben, es que hay veces que solamente me vienen las cosas en ingles. Los ladrones me ayudaron a componerla, yo sentía que algo le faltaba. La primera estrofa la olvide así que la escribí después del hecho, espero que os guste.

Wanderlust Soul

Tying to run in a knowledge road
Losing my soul...
Put a loaded gun in my back
near my bones...
They ran and cut my wings
without caring at all
They steal from me
More than a fear.

Ohh...I try to capture time...
Ohh...But time just wants to go by...
They said...Can you take...
another step, another road?
I'm sure you can handle much more
Than a wanderlust soul.

The rain is falling down...
As all the promisses
The wind is spinning round...
As all my dreams.
The sound of empty town,
and empty streets and empty people
is hitting me, deep and softly.

Ohh...I try to capture time...
Ohh...But time just wants to go by...
They always said...Can you take...
another step, another road?
I'm sure you can handle much more
Than a wanderlust soul.

I've should heard...I' ve should take...
another step...another road...
Of course i can handle so much more
than this wandered soul.

I've shouldn't heard...I've shouldn't take...
another step..another road...
I'm gonna hold so much more
just over my wanderlust soul.

Esta es la parte en que el coro me ayuda y repite haciendo eco "Dame el celular".

Espero que hayan tenido una genial primavera y que la sudestada no les haya volado ninguna media del tendedero, tender o cuerda para colgar la ropa mojada.

Miles de saludos

Shasmine Cianne

martes, 22 de septiembre de 2015

Ladrones de primaveras

Ladrones de primaveras:


La primavera ha comenzado con ese edulcorante suicida que hace de la lluvia veneno para los que viven de los sueños. Siento esas voces repiquetear… ¿Las recuerdas? Ácidas como los dulces arándanos que revolotean sobre mi débil cuerpo. 
Ese fugaz choque de energías, la violencia… la canción. Se equivocaron de persona. Pero no importa, mi cabeza arde y me pide a gritos que calle esas voces insólitas. El destino me golpea. Otra vez. De nuevo. ¿Ya terminaste? 
¿Por qué a mí? Espera, no corras. Un león nunca corre frente a su presa. Quédate y decime: ¿Qué viste de lejos? ¿Por qué a mí?
Muy pocos saben cuando alguien se encuentra débil, muy pocos sacan provecho de eso. No te vayas, el destino nos ha unido. Yo fui una presa en tu vida, tú fuiste una señal. ¿Te parece poco? Antes éramos solo desconocidos.
Corre…corre sin remedio…pero nadie te persigue…
Date vuelta. Mataste un pájaro. Tal vez nunca más vuelva a volar en su vida.
¿Te das cuenta? ¿Alguna vez volaste? 
Presta atención. Mataste una canción. Tal vez nunca vuelva a sonar en la vida.
¿Te das cuenta? ¿Alguna vez te equivocaste?
Solamente estás perdido. Espero encontrarte o que alguien lo haga.
No, el celular no importa, las alas solamente importan. Las alas no se cortan, menos en los primeros vuelos.

Foto tomada por Victor More

Shasmine Cianne
La Frankestein Cibernética

viernes, 18 de septiembre de 2015

Puntos suspensivos

Puntos suspensivos:

No respiro... ¿Por qué no respiras?...Porque no escribo ¿Qué, no lo ves?... Estás escribiendo ahora...no, no, no entendés. No estoy escribiendo eso que debo escribir, eso que está resonando en mi alma... ¿Qué es lo que resuena en tu alma?...¿Acaso no lo escuchas? ese zumbido que hace presión contra mi pecho, esas palabras ininteligibles... no escucho nada... es que, no entenderías y yo no puedo explicarte... tenés razón no te entiendo y no sé cómo ayudarte...Algo se nos va a ocurrir, ya vas a ver... Buenas noches... 

¡Ah! antes de que me olvide, gracias...






Shasmine Cianne

La Frankestein Cibernética

La Fragilidad

La fragilidad:
Allí me oculto, en esa pequeña cajita, solamente trato de olvidar. No, por favor, no la traigas, déjala ahí. Nadie sabe y nadie debe saber, prentenderé que ya no existe eso, el pasado se ha esfumado y por eso me encuentro en calma. 
Créeme, no la abras, por favor. Hace años que la cerré con llave y me ha funcionado, he aprendido que el tiempo desaparece sin dejar rastros. A veces suspiro dejando a los recuerdos respirar porque tienen ganas de salir, pero ellos deben quedarse en donde pertenecen, en el punto ciego de mi alma.
El silencio es una respuesta, todo un idioma, un lenguaje, un universo sin fin ¿Ahora comprendes mejor? Sin fin. Por eso mismo, no la vuelvas a abrir. 
No comprenderás del todo, pero entiende que esa cajita debe permanecer cerrada, mi amor. En serio, hay cosas en la vida que son muy frágiles y es preferible guardar.
Yo soy fuerte - o pretendo serlo - así que no desesperes. Por favor, no insistas más. 
No ha pasado nada (solo así puedo respirar) . 
Ya estoy bien (solo así puedo soñar). 
Gracias por preocuparte (siempre es preferible callar).
De vez en cuando el viento gris y borroso vuelve a buscarme, trata de tirarme otra vez, pero allí esta la cajita cerrada recordándome que no la abra jamás. El viento se esfuma siempre pero esa cajita nunca lo hará, ya es demasiado tarde. 
Por favor, me duele, no insistas más.
Shasmine Cianne
La Frankestein Cibernética

viernes, 4 de septiembre de 2015

Indigestión de palabras


Indigestión de palabras
La primera vez que probó una letra le pareció que no sabía como nada que hubiera probado antes. Estuvo meditando mucho tiempo para decidir qué palabra degustaría. Fue en busca del diccionario del restaurante y miró largo rato hasta que eligió su letra favorita: la primera de todas, la "A".
Entusiasmado llamó al mozo y le comento que deseaba como entrada comerse la "A".
- Como entrada... una "A"... - decía mientras escribía en su libretita - ¿Y qué desea como plato principal?
- ¿Plato Principal? No sé, es la primera vez que vengo. ¿Qué me recomienda?
- ¿Con "A"? - mira hacia el cartel de los menús del día - Hoy como especialidad tenemos la palabra Amor. Vendría a ser una "M" y "O" de plato principal y la "R" de postre.
- ¡Amor!...suena delicioso...¡Tráigame dos!
El mozo le sirvió toda la comida de una forma elegante y halagadora; el señor Michifus trataba de no abalanzarse sobre ella y de cuidar sus buenos modales. Al terminar, luego de 5 minutos riquísimos, se limpio con una servilleta la patita de la "R" que le había quedado en la boca, levantó sus cosas y le pidió la cuenta al mozo.
- Son 200 con 80 centavos señor Michifus. ¿Le ha gustado la comida?
- Sí, sí. Encantadora. Quisiera que me reserve tres menús de estos para mañana si es posible.
- Sólo servimos la palabra "Amor" los jueves. Pero puede probar otras si quiere.
- No, no, gracias. Esperare al jueves entonces. Reserveme doce menús para esa fecha.
Y eso hizo el señor Michifus, espero y espero sin comer nada hasta entonces. Cuando volvió el siguiente jueves, comió, comió y comió sin cesar. Doce palabras "Amor", tal como había planeado.
Pidió la cuenta nuevamente y esta vez le encargo el doble para la semana siguiente. Al llegar a su casa vomitó una palabra "A", pero no creyó que fuera algo grave.
A la otra semana hizo lo mismo. Comió, pagó, reservó el doble para el jueves próximo y se fue. Al llegar, vomitó la palabra "Rama" y luego la palabra "Roma". No comprendió lo que sucedía y decidió esperar.
Al otro día, un cartel en el restaurante lo hizo detenerse: "Viernes de la palabra "Amor" con un descuento del 20 por ciento". Luego de leer eso, entró apresurado y se pidió un montón de palabras, todas las que podía pagar con lo que le quedaba del dinero del mes. Las personas lo miraban como si estuviera loco, pero a él no le importaba nada, necesitaba esa palabra para ser feliz.
Esa misma noche, empezó a vomitar palabras raras que ya no tenían lógica, palabras como "roorrm" y luego "arorrm", y de esa forma sin parar. Al parecer las letras se mezclaban en su estómago y revoloteaban por todas partes. Tuvo que llamar a un médico.
El médico llego cuando él ya estaba vomitando palabras enormes y sin sentido como "roooaarrrmmmoor" y "aaaaoorrrrrmmmmoooo". El doctor comenzó a escribir palabras ininteligibles en una computadora. El señor Michifus se retorcía del dolor y trataba de soportar el vómito. El médico se acercó, comenzó a tocarle la panza, y luego, siguió escribiendo letras ininteligibles. Con el correr del tiempo, después de unos minutos, el médico le entregó una receta, guardó sus cosas y se fue.
El señor Michifus se dirigió rápido hacia una farmacia y le entregó la receta a una chica joven que se encontraba atendiendo . La muchacha desapareció por unos segundos y volvió con la medicación.
- Aquí tiene tres cajas de palabras para curar el empacho de "Amor": una de soledad, otra de depresión y otra de sinsentido. Y también, aquí tengo los antibióticos que le recetó para la irracionalidad de la digestión que tiene una gran dosis de realidad.
- ¿Sabe cuáles son los síntomas adversos que tienen como consecuencia estos medicamentos?
- No, eso es algo que tiene que consultarlo con su médico de cartilla.
- Ah...muchas gracias...
- ¿Va a llevar algo más? Son 360 con 80 centavos.
- No, solo eso. ¿Aceptan tarjeta? Estoy seco.
- Solo aceptamos tarjetas desde las 10 de la mañana a las 21 horas.
- ¿Podría hacer una excepción? Es una urgencia.
- No creo...que pued... - la joven desapareció devuelta y en su lugar vino un hombre robusto y barbudo.
- ¿Usted tiene una emergencia? - dijo con una voz tan profunda que parecía provenir de su talón y hacer eco en su esófago.
- Eh...sí...eh...yo estoy... vomitando palabras sin sentido...
- ¿Comió demasiadas palabras? ¿Qué palabras comió?
- ¿Qué sucedió con la chica, ella me estaba atendiendo?
- No importa a dónde se fue María, ahora le atiendo yo. ¿Qué palabras comió?
- Las palabras "Amor"
El hombre comenzó a reírse y sentí que me temblaban las piernas. Ese hombre si que daba miedo. Me reí más de nervioso que por ganas de reírme, me dolía mucho la panza.
- ¿De qué se ríe? ¿No se sentía usted mal? Tenga, firme aquí y váyase de una vez. No coma demasiado o hágame el favor de venir a comprar medicamentos en un horario aceptable. Dejé de ver el partido por su culpa.
- Muchas gracias, no lo volveré a hacer. Hasta luego.
- Sal de mi vista y de mi farmacia en este instante.
- Sí, sí. Disculpe. ¡Espere! ¿No me ha devuelto la tar...? Ah... no... aquí está.
- ¡Váyase de una vez! Y que no le vuelva a ver por aquí.
El señor Michifus tomó sus medicamentos durante tres semanas consecutivas y fueron una de las peores semanas de su vida. El medicamento que más le costo fue el del sinsentido y el de la dosis de realidad. Con el tiempo dejo de vomitar palabras y se empezó a sentir mejor, sin embargo la enfermedad había roto algo dentro suyo. Ya no era el mismo de antes.
Después de un tiempo, volvió al restaurante y pidió una palabra más suave.
- Quiero la palabra "Sonrisa"
- ¿Se encuentra a dieta, señor Michifus?
- Sí y sin Amor, Osvaldo.
- Entonces, una palabra "Sonrisa" será. ¿Va a pedir algo más?
- No, nada más por hoy. Ya estoy vacío.

De repente, el señor Michifus tuvo que ir al baño. Allí mismo vomitó la última palabra de "Amor" que le quedaba dentro. Se sentía demasiado solo y lloraba como loco. Limpio sus lágrimas con el papel higiénico y volvió a la mesa. Allí, espero por la palabra Sonrisa.


Cuando llego la comida, se le escapó una lágrima entre la "n" y la "r". Se dio cuenta que no importaba cuantas palabras pudiera comprar, sus sentimientos no mejorarían. El dinero no le servia, estaba acabado.
Termino de comer y le pidió al mozo que le trajera otro plato y que esta vez le agregara una pizca de esperanza.

Shasmine Cianne

La Frankestein Cibernética







Siendo un asco (personas desastre)




De los creadores de la galardonada entrada dramática "Todavía puede ponerse peor" y la famosísima película de terror "Visitando médicos sin tener respuesta" ¡Prepárense! Llega a la blogosfera una nueva entrada de Lifestyle.

La verdad es que volví a bloquearme...bueno...no tanto. El problema de iniciativas como esta es que se me van las ideas como si fueran papel higiénico y no me dura nada. Pero como ando con muchas ganas de reírme un rato de mí misma decidí que iba a tratar de sacar un poco la mala suerte y sentarme a escribir (mentira...estoy esperando a alguien en Starbucks y no tengo nada que hacer)



Bueno la frase que me ha inspirado para la entrada de hoy es "Write something today even if it sucks" (escribí cualquier cosa hoy aunque sea un asco) y acá estoy ... siendo un asco...
Creo que la razón por la que elegí esta frase particular es por un libro que estoy leyendo del cual mas adelante haré una reseña, es un libro muy simple pero me hizo pensar bastante (amo este tipo de libros y cuesta conseguirlos o son caros).
así que "ama mi caos" o andate lejos con el tuyo.
En fin, como sabrán si han leído mis otras entradas de Lifestyle o alguno de  mis escritos, yo soy un desastre. Pero no estoy diciéndolo como una metáfora o autodestructivamente, lo digo en la forma literal. Hay dos clases de personas: las que se avergüenzan a veces y las que viven haciendo el ridículo. Cuando eres parte del segundo grupo hay cosas que para otros pueden ser graves y para vos es tan común como que se largue a llover. La mala suerte es solo un viento que a veces viene y luego se va. 
Las personas "desastre" son esas que tienen en la cartera un bolsito con cosas de "emergencia" por si pasa algo inesperado (o en mi caso...muy esperado...): agujas de coser, hilo, clips, una pincita, espejo, linterna, y hasta teléfonos de una empresa de taxis, de contactos fundamentales o de los bomberos. Me considero una experta en resolución de conflictos y creo que seria algo genial si no fuera tan despistada a veces. El problema de resolver conflictos es que a veces los medios que tenemos que utilizar necesitan mucho valor e inteligencia; y obviamente también ser minucioso y atento pero no es fundamental, sino estaría frita. La mayoría de las situaciones a las que nos enfrentamos las resolvemos de una forma totalmente diferente a la que habíamos previsto, pero lo importante es solucionarlo ¿o no?
Como detectar si eres este tipo de persona y debes tomar medidas de prevención? Simple, tienes que resolver este cuestionario. Si tienes mayorías que "sí", lo eres; por el contrario, si tu mayoría son "no", estas salvado y cuando tengas un problema deberías recurrir urgentemente con una persona desastre para que te ayude.

¿Eres una persona desastre?

1. ¿Sueles tener problemas en público?
Por ejemplo: roturas en tus zapatos, Aberturas en tus prendas, manchas en la ropa, llamadas de atención nivel "todo el mundo gira a mirarte", roturas de objetos tuyos o ajenos, dificultades en cosas muy simples, etc.

2. ¿Sueles llegar tarde a los lugares por inconvenientes de último momento? ¿O olvidarte cosas esencial por haber salido tarde? ¿Te sucede frecuentemente?
Por ejemplo: olvidarte la carpeta cuando tenías dibujo, recordar que olvidaste algo cuando ya estás en el colectivo, tener que bajarte y caminar varias cuadras, llegar todavía mas tarde porque no llegan colectivos cuando ya tienes todo el material, ver que viene uno y que no te pare, etc.

3. ¿Tus amigos suelen usarte como el payaso del grupo a la hora de contar anécdotas graciosas? ¿Son mas de 5 anécdotas en total sin contar las que nadie sabe y que nunca sabrán?

Recuerdan cuando a Yazmin la fue a buscar la policía a la casa porque su papa no la vio en el colectivo y pensó que la habían raptado, y que encima se quedo charlando con los policías.

4. ¿Has pensado alguna vez que tienes mala suerte? ¿O te parece que tu vida podría ser transformada en una comedia dramática sin tener que modificar nada? ¿Cuando te pasa algo te imaginas las risas de la audiencia? (Esto me pasa a mi, no es necesario que les pase)


Bueno, volviendo a lo mas importante. No entres en pánico si eres una persona desastre, lo único que debes hacer es aprender a solucionar los problemas que te aparezcan. Hay ciertas reglas de oro que siempre te van a servir, hasta si eres una persona normal.

Reglas de Oro

I) Siempre verle el lado cómico a la situación
Puede ser difícil pero te va a calmar y te va a dejar ver las cosas con mas claridad, por lo cual vas a poder resolver los problemas mas fácilmente.

II) Buscar ayuda
Cuando no encuentras solución, tienes que buscar ayuda. Este tiene que ser tu ultimo recurso y solamente lo eliges cuando consideras que la situación se te esta por ir de las manos. Aquí tienes que elegir a alguien en quien puedas confiar, pero no solo esto, sino alguien que también sepa como solucionar el problema. Tendrás que analizar a quien eligirás para que te ayude y si es el adecuado.

III) Bolsito de primeras ayudas 
Este bolsito evita que tengas que pedir ayuda como en el caso anterior. Cuando comienzas a tener mas años hay ciertas cosas que te suceden para la cual no vas a necesitar ayuda y que vas a resolver como si nunca hubieran pasado. Yo soy fiel creyente de que toda mujer (u hombre) debería tener este bolsito para problemas de grado simple.

IV) Evitar avergonzarte
 Jamas, jamas te avergüences. Vas a sentir vergüenza las primeras veces pero es normal, tienes que superarla y solucionar el problema como puedas. Este caso me trae recuerdos de cuando era chiquita y cada cosa que me pasaba me avergonzaba y eso impedía que solucionara los problemas, así que solamente los dejaba pasar. Con los años yo suelo decir que una "pierde toda vergüenza", cuando te ha pasado de todo ya las cosas simples pierden el sentimiento de vergüenza que antes causaban. Igualmente, recuerdo situaciones en las que he sentido vergüenza últimamente, solo porque superaban el grado de simpleza de otras situaciones que había vivido anteriormente.

V) Aceptar lo que eres, no intentar cambiarlo
En algunas situaciones incomodas tratamos de solucionar el problema ocultándolo o intentando de cambiarlo, pero nosotros también somos ese problema. Cuando tienes problemas todo el tiempo se vuelven parte de tu vida, marcan tu destino. Cada vez que me hago amigos pienso en personas que por mas de que yo sea un desastre, ellos me van a ayudar, aunque para ellos también resulte incomodo. Aceptar que tenemos un problema es el primer paso para solucionarlo, buscar ayuda, pensar y arreglar. Simples pasos que son difíciles de llevar a cabo.


Espero que les haya gustado la entrada y les pueda servir de algo, miles de saludos. ¡Buena Suerte! (la van a necesitar)

Shasmine Cianne

La Frankestein Cibernética


miércoles, 2 de septiembre de 2015

La Biblioteca de mi alma

 Charlando con Past II: La Biblioteca de mi alma


-        ¿Qué haces ahí Milo?

-        Nada, estaba mirando los colores del pasado. Estoy medio nostálgico.

-       ¿Querés decir “fotos”? No te preocupes, ya entendí. Suele pasar. Te molesta si me siento con vos.
-          No, ¿Volviste antes? ¿Pasó algo?

-        No, Milo. Es solo que pasaron demasiadas cosas en tan poco tiempo que tuve que volver. No hay qué más hacer.

-      Qué bueno…quiero decir no…quiero decir…ya me entiendes. Hablando de volver, el otro día volví al 2005. Espero que no te moleste.

-       No, para nada. ¿Charlaste conmigo? Eran buenos tiempos.

-       Si, si. No me creíste nada de lo que te dije. Te enojaste cuando te dije que ahora te gusta el negro y el verde. Pensar que éramos tan chiquititos ahí. Casi me olvidaba lo que se sentía ser de ese tamaño, tan chiquito, sin otros monstruos que me molestaran. Tenía tu alma toda solita para mí, eso era genial.

-       Me acuerdo, eras casi invisible a esa edad. Recién comenzabas a tomar forma.

-        Los monstruos crecemos más tarde y extrañamos más. No obstante, lo que más me gustaba era decorar todo a mi estilo y darte sueños enormes. Ahora ya no es tan fácil.

-         ¿Estaba feliz?
-        ¿Qué? ¿En el 2005? Si, ¿Cuándo no? Estabas radiante. Así como siempre en esos años.

-        ¿Fuiste a otro año también?

-       No me gusta ir a otros años, ese es mi favorito. A veces vuelvo al 2002, pero no me gusta tanto, después me trae malas vibras.

-        ¿Alguna vez volviste a algún año malo? Quiero decir…volviste a esos tiempos tristes alguna vez…

-        A veces lo hago… cuando estoy demasiado triste… Me inspiran.

-       ¿Te inspiran? No te entiendo. Si yo pudiera viajar en el tiempo, jamás volvería a esos años, ni los pisaría. Es más, si pudiera los eliminaría de mi mente.

-      Eso te pasa porque no estás acostumbrada a viajar en el tiempo, te cuesta visualizar una vida como la de un monstruo. Tu tiempo va hacia adelante y nunca se detiene, cómo podrías imaginarte qué harías si el tiempo fuera hacia todos lados, sentirías todo diferente. Algo así como yo. Sin embargo, los humanos no deben preocuparse por eso, ese es nuestro deber como monstruos. ¡Qué sería de nosotros si ustedes viajaran en el tiempo, se convertirían en una mezcla heterogénea e incontrolable de sentimientos! No, no y no. Déjenos el trabajo duro a nosotros, así no se nos mezcla nada.

-       ¿Cómo viajas en el tiempo? ¿Cómo luces cuando vas allá?

-       Soy como una voz que te habla en los sueños, siempre me presento con tu nombre. Al despertar ya no recuerdas nada, así tiene que ser, sino sería un caos. Imagínate miles de chicos contando que hablaron con sus monstruos del futuro.

-     ¿Por qué puedo hablar contigo? Tú eres un monstruo que vive dentro de mí, no deberías charlar conmigo.

-     Es que yo no solo vivo dentro de ti, tú me creaste. Me diste una realidad, me diste sueños, me hiciste grande… enorme…invencible… ¿Entiendes? No soy un monstruo normal como los demás que se encuentran dentro tuyo, tú me hiciste libre y eso me da el poder para darte un pedacito de mi vida sin cesar. Tú me escogiste a mí entre miles de monstruos que crecieron dentro de tu alma. Los humanos es como si eligieran con los ojos vendados: eligen un monstruo y lo alimentan como desean, inmediatamente su destino queda marcado por eso para siempre, pero ellos nunca saben que les depara el futuro cuando toman su decisión.

-      ¿Y tú lo sabes?

-       ¿Tengo cara de saberlo? Mira…soy solo un monstruo que creaste… Solamente, ten cuidado con los monstruos que alimentas porque podrías tener a tu lado a otro en cualquier momento. Tú lo decides, lléname la panza de sueños y yo te protegeré.

-      ¿Qué sucedería si dejara de alimentarte?

-       Niña, haces demasiadas preguntas. Escucha bien, ha sido demasiada información para un solo día. No mires tanto las reglas, jamás están escritas, siempre tienes que descifrarlas tu misma. Ahora tengo que ir ordenar un poco los sueños, si no te molesta, ya casi zozobran las bibliotecas.

-        ¿Acabo de llegar y te vas a ir a trabajar? ¿Qué te pasa? Te estás volviendo un poco viejo me parece.

-        ¿Yo? ¿Viejo? Jamás. ¿Dónde has visto un monstruo con canas o arrugas? Lo que pasa…es que este lugar ha crecido un montón en estos días… No paras de traerme archivos que tengo que clasificar de alguna forma y son tan, tan. Lo que quiero decir es…que trates de complicarme un poco menos el trabajo… ¿Si? Quédate todo lo que quieras, canta todo lo que quieras, baila todo lo que quieras. En fin, la biblioteca soporta mucho gracias a mí, pero está por explotar. No me traigas más trabajo en unos días ¿Puede ser? Adiós, mi niña. Cuídate de la mala racha y salúdala de mi parte cuando la veas.

-  Eres algo hipócrita ¿No te parece?

- No sobrevivirías un día si yo no fuera así. La verdad es fea, los sueños son hermosos, milady.


Shasmine Cianne
La Frankestein Cibernética

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 40000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).