jueves, 17 de abril de 2014

Helías, la tabla de madera y el puente nocturno (tinta fresca)

Helías, la tabla de madera y el puente nocturno

Él es Helías, así como está escrito, con “H”. Seguramente no conocen su historia, y eso debe ser porque no caminan por los puentes de noche observando maderas tiradas en el piso con palabras escritas, no obstante no se preocupen, yo tampoco. Pero por casualidad, aquella noche yo andaba por allí, por el puente de Constitución, pensando y buscando algo que no sabía que era. Algo me dijo que fuera por el costado derecho del puente y no por otro lugar, algo en mí hizo que mirara en ese segundo hacia abajo y notara la palabra “Dios” en una de las maderas rotas que merodeaban por la calle, y algo provoco que aquella curiosidad incesante me persiguiera sin soltarme.
No pude agacharme ni agarrarla, sin embargo yo sabía que iba a volver e iba a tomarla, aunque fuera solo un segundo. Y no me equivocaba, el camino me trajo de vuelta hacia el puente, ya que allí estaba mi destino: conocer a Helías.
Conocí a Helías gracias a su padre, quien, vaya a saber cómo y cuándo, escribió con un marcador indeleble sus sentimientos sobre una tabla de madera. De repente, mis preguntas saltaban de un lado a otro sobre los adoquines: ¿Qué habrá pensado mientras lo escribía? ¿En qué situación se encontraría? ¿Estaría llorando o feliz? ¿Sabía que alguien lo leería? ¿Tenía pensado que sería alguien como yo?
Sus palabras eran simples, a veces difíciles de entender y con errores de ortografía, era como leer un idioma parecido al mio, como si lo hubiera escrito un niño, pero eso era parte de su historia, prueba de su ignorancia, la demostración de una injusticia que tiene culpables anónimos, desearía haber estado allí para poder haber plasmado mejor sus sentimientos y ayudarlo. O aunque sea, haber tenido la posibilidad de solamente ayudarlo.
Él contaba que se había equivocado, que sus acciones no habían sido buenas, contaba que se había enamorado de “La colorada”, esta mujer con la que tuvo un hijo al que llamaron Helías, que luego se fue a Santa Fe a un hogar de mujeres llevándose a Helías con ella. Él relató que creía que ellos se encontraban junto a Dios y sus palabras parecían arrepentirse del orden que debían ocupar.
A lo último escribió un consejo para las personas que lo leyeran que se encontraran en su situación: “Vayancen de Constitución”; así tal cual. Como si dijera, aléjense de este lugar solitario, peligroso y algo aislado de lo demás. Ese era su mensaje, su enseñanza. “no cometan el mismo error que yo”.
Lamentablemente, no le enseñaron las suficientes palabras o la importancia de los detalles, y por esa razón, no sé por qué Helías se llama así o la razón para que ellos tuvieran que separarse, así que más no puedo saber. Tal vez no debería saberlo, quizás no es necesario.

Sin embargo, esta es la única forma de ayudarlo, este es mi humilde aporte. Esta noche, soy sus palabras, soy su historia, soy Helías. Y por esta razón, antes de irme a dormir, rezo por ellos, donde quiera que se encuentren ya sea entre tablas de madera o entre estrellas.
Shasmine Cianne

jueves, 3 de abril de 2014

¿Cuál será tu regalo? (bajo polvo)

¿Cuál será tu regalo?


                                           Regalame la muerte,
si en la vida solo queda oscuridad.

Regalame la vida,
si aun vale la pena respirar.

Regalame las piernas,
si aun quedan caminos por caminar.

Regalame las alas,
si me crees digno de felicidad.

Regalame una lagrima,
si encuentro razones para llorar.

Regalame esperanza,
si es que realmente la hay.

Regalame una palabra,
y susurrala al rezar.

Regalame un abrazo,
tal vez no vuelva a despertar.

Shasmine Cianne

martes, 1 de abril de 2014

Afuera de la escuela (tinta fresca)

Afuera de la escuela
Siento que, de repente, en algún momento del día, voy a mirarme en el espejo y no me voy a reconocer, que ya no voy a estar allí, que voy a ser otra persona, una totalmente diferente. Me miro en las vidrieras mientras camino porque noto el cambio, lo siento en mis venas, en mi cuerpo, siento que las alas se extienden pero tengo miedo de no saber cómo usarlas, de caerme en el ambicioso intento de llegar al cielo.
Tal vez ya sea tarde, tal vez ya no pueda despegar.
Pero tal vez haya otra oportunidad, tal vez sea el tiempo el que me confunde, tal vez sea el viento el que se lleva y cambia mis pensamientos a cada segundo.  No sé, debe ser el amor que me frustra y no me deja pensar con claridad.
Más allá de todo, por más de que ellos digan que estoy igual. No es así, yo sé que no. ¿Acaso no lo notan? ¿No lo sienten? Ya me desconozco. No soy quien era, ahora soy otra ¿Es mejor así? ¿Soy más feliz?
Soy feliz, soy lo que elegí. Pero cómo estar segura, mis elecciones cambian cada segundo. Soy un dije buscando cadenas de las cuales colgarme para poder viajar lejos hacia mundos desconocidos, pero qué busco, qué es lo que me hace viajar, tengo que tener un objetivo, tengo que intentar de ser alguien puntual e intentar de no desviarme.
Así de simple, un objetivo claro. Ojalá mi mente fuera así de simple, y soñara lo que puede lograr, amara lo que puede tener y viviera conformándose con lo que hay; pero no es así, ninguna lo es. Siempre quiere más, disfruta lo complicado, desea lo imposible y se tienta de las aventuras. Desea liberarse y me lo susurra cada vez que puede, algunas almas se rinden y dejan de desearlo, pero otras aun tienen esperanza. Yo todavía tengo esperanza, por eso sé que voy a estar a salvo, en algún lugar, mi alma se va estar refugiando, quizás en el mundo al cual van los sueños o quizás en los mares de algún recuerdo. Eso no lo sé, nunca lo sabré, solamente me iré.
Por lo tanto, no importa si mi cuerpo cambia, se transforma, se mueve o muere, mi alma va estar protegida por la esperanza, aquel túnel que la lleva siempre hacia algún lugar mágico y místico. La esperanza es algo que nadie me puede quitar, ya no pueden, porque lo he sentido en lo más profundo de mi corazón. Y ahora, finalmente me he marchado de aquella realidad gris que me vendieron como la única posible, hacia un mundo diferente, un mundo mágico, un mundo donde todo es posible, porque creo en él.

Parecerá gracioso, pero hay personas que hicieron bien su trabajo y les agradezco, lograron enseñarme algo que me sirvió afuera de la escuela. A veces, me dijeron, hay que creer para ver. Hoy creo, y realmente lo pude ver. El alma es un inmenso universo, guardado en una cajita de cristal, que espera que la abras para que pueda inundar cada partícula de aire y viajar por cada molécula de agua. 
¿Qué tanto dejaras que tu alma se libere? ¿qué tanto la dejaras escapar? Eso depende de cada uno.

Yo ya tengo la llave, ya sé para qué sirve y cómo utilizarla, lo que tengo que hacer es trazar un mapa para que el alma sepa donde debe aterrizar.


La parte fácil acaba de terminar, lo difícil ni siquiera ha comenzado.

Shasmine Cianne

redes sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Shasmine Cianne



Hola, extraterrestres. ¡Bienvenidos a mi mundo! Este blog para mí es como un diario de viaje donde puedo ser yo misma y ver todo mi progreso a través de los años. Ya somos 50000 visitas y ya son 5 años que dedique a este blog, lo cual me tiene muy entusiasmada ya que he tenido que aprender un montón de cosas para que todo esto siga en pie como lo ven ustedes ahora (la mayor parte de obstáculos fueron voces internas, no las escuchen jamas).